Wyoming irrumpe en Más Vale Tarde con golpe mordaz a la derecha fanática

El irónico comunicador habló de forma clara de las diferentes tendencias políticas

Sanidad comunicó este lunes que la cifra de muertos en las últimas 24 horas no se había visto incrementado. La pandemia va remitiendo, cada vez más rápido, pero, en cambio, la crispación política en España crece y crece. Por eso en Más Vale Tarde, de Mamen Mendizabal, se contó con la presencia de una de las estrellas de La Sexta. El Gran Wyoming.

El presentador de El Intermedio dejó muy claro su indignación por cómo se vive en España toda esta situación. Sobre todo por seguir criticando por las manifestaciones del 8-M. Ya que según Wyoming, eso se produjo en toda Europa, y en ningún otro sitio se llevan a los responsables a los tribunales.

Wyoming

Un delirio de la derecha

Wyoming no entiende que se critique tanto al 8-M, cuando ese mismo fin de semana hubo un Betis-Real Madrid con más de 50.000 personas, los transportes públicos estaban llenos, los aeropuertos abarrotados, se celebraba un congreso de VOX en Vistalegre y los cines, bares o teatros presentaban la alegría habitual española.

Para Wyoming todo forma parte de un delirio de la derecha que tenemos, cuya frontera con la extrema derecha es absolutamente tenue. Es más, para Wyoming no hemos tenido nunca una derecha de centro. Es un absoluto despropósito que ahora que los números mejoran, en vez de celebrarlo se busquen siempre echar culpas a otros.

“El fanatismo de la derecha es algo que la izquierda no tiene”

El Gran Wyoming

Otra de las cosas que molesta especialmente a Wyoming es que se critique a médicos, a técnicos, a profesionales. Eso en Europa no pasa, gobierne quien gobierne y sea cual sea la ideología. En España tenemos un problema muy serio con esta cuestión política.

Wyoming

La derecha más fanática que la izquierda

Para Wyoming este clima hostil siempre entre las distintas formaciones políticos es algo exclusivo de España. Es algo que siempre ha existido y nos los tenemos que tomar como una cruz exclusiva de nuestros políticos. Sin embargo, matiza en el fanatismo de la derecha y la izquierda.

Aunque la política está fuertemente ideologizada en España, la derecha tiene un fanatismo que no se ve en la izquierda. Y para explicarlo Wyoming pone el ejemplo de Rajoy. Se salta el confinamiento y en la derecho silencio total. No pasa nada. Si eso lo hiciese Pablo Iglesias lo llevarían a los tribunales. Es algo que nunca va a cambiar.

Rocío Carrasco

Deja un comentario