Isabel Pantoja fuera de sí en Idol Kids tras el mayor ridículo visto en televisión

Después de todo un concurso completo la cantante cambia su actitud para juzgar a los participantes del programa

Isabel Pantoja ha sido muy criticada en el programa de Idol Kids por siempre estar de acuerdo con cada una de las actuaciones de los concursantes de la televisión. Ahora a final del concurso, cambia su actitud y se vuelve más exigente con los concursantes. El recuerdo de Rocío Jurado le ha hecho cambiar de opinión.

La cantante siempre ha estado en el punto de mira de sus compañeros de concurso, por se siempre la que da valoraciones positivas a los concursantes. Pero esta actitud ha cambiado y todo ha sido por una de las actuaciones de la noche en la que ha recordado a Rocío Jurado.

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja critica actuación

El cambio de actitud de Isabel Pantoja en Idol Kids

Durante la emisión del programa, se ha producido un cambio de actitud en la cantante y se ha vuelto mucho más crítica con los pequeños que se suben al escenario en las noches de Idol Kids. La cantante ha sido muy crítica con una actuación por no estar del todo emocionada.

Uno de los niños, ha elegido Como las alas al viento, una canción de rocío Jurado, para así conquistar a todo el jurado del programa. En anteriores galas, este mismo concursante ha emocionado por completo a la cantante, pero esta vez parece que todo lo contrario.

Isabel Pantoja
La actitud de Isabel Pantoja

Isabel Pantoja muy crítica con una actuación ridícula en televisión

Isabel Pantoja no ha se ha emocionado nada con la actuación de el participante, de hecho ha sigo mucho más crítica que otras veces, algo que ha dejado totalmente impresionados a sus compañeros de jurado. La cantante tenía muy presente a Rocío Jurado en todo momento.

La cantante comentaba que el participante esta noche no le había hecho llorar, ya que esa actuación significaba mucho para ella. La artista le ha dejado claro al concursante que esperaba mucho más de él y que finalmente no ha conseguido estar a la altura de una canción muy difícil.