Iker Casillas visita los juzgados por separado de Sara Carbonero

Un mes después de que hiciera pública su separación de Sara Carbonero vía redes sociales – emitieron un comunicado conjunto el pasado 12 de marzo -, Iker Casillas hace gala de su nuevo estatus de hombre separado. El que fuera portero del Real Madrid disfruta de su tiempo libre en compañía de sus más allegados sin descuidar ni un solo segundo su teléfono móvil, que ha ardido en estos últimos días

No era para menos ya que al ex portero del Real Madrid se le ha atribuido un ‘affaire’ con Lara Dibildos, el cual podría haber sido el detonante de la separación de Sara, la madre de sus dos hijos, Martín (7) y Lucas (4). Siempre discreto con su vida privada, el exfutbolista no quiso pronunciarse a este respecto y tras responder varias llamadas y mensajes en solitario, se dirigió con mucha disposición hacia un conocido restaurante de Madrid donde pudo disfrutar en compañía de unos amigos de un divertido almuerzo que se prolongó hasta el atardecer.

Aunque sus vidas sentimentales han tomado caminos por separado, la buena relación entre Sara e Iker sigue siendo la tónica dominante. El pasado martes 6 de abril fueron vistos en los juzgados de Pozuelo de Alarcón y tanto la sintonía como la cordialidad reinaban entre ellos, algo que sorprendió a los propios trabajadores del órgano jurisdiccional, ya que lo habitual es que las parejas en proceso de divorcio acudan por separado e incluso en días diferentes. No fue este el caso del exfutbolista y la periodista quienes tienen el propósito de tratar conjuntamente y de común acuerdo bien su separación bien el régimen de custodia de sus hijos.

Preguntado al respecto, Casillas ha preferido guardar silencio y no confirmar si su visita con Sara a los juzgados se debió a la firma de un divorcio que pone el punto y final definitivo a una de las parejas más mediáticas y queridas de nuestro país.