Ferreras se apoya en sus amistades derechonas para salvar Al rojo vivo

El comunicador está empañado en demostrar que no tiene ninguna relación más allá de lo estrictamente profesional con Pablo Iglesias

La crisis sanitaria ha tenido unas consecuencias gravísimas en el mundo en general. Pero particularmente España, por su forma de ser, todavía se ha llevado un golpe más duro. Porque además de las víctimas y de la crisis económica, la separación entre izquierda y derecha ha alcanzado límites casi de los años 30. La crispación es total y eso afecta sobre todo a los medios de comunicación. En concreto, Al rojo vivo, de Ferreras.

Y es que en La Sexta, el máximo responsable de la información es un Antonio García Ferreras que está sumergido en un sinvivir continuo para lidiar con la crítica en esta pandemia. Además, recibe acusaciones muy graves y nada fundadas sobre lo que concierne a su trabajo en Al rojo vivo que comienzan a desgastar y mucho su labor como periodista.

Al rojo vivo

Ferreras insiste en que no tiene que ver con Pablo Iglesias

Porque ya nadie escucha las súplicas de un Ferreras que aunque pueda alzar la voz, lo cierto es que de poco le sirve. Se ha dividido España más que nunca con la crisis sanitaria. La distancia entre la izquierda y la derecha es cada vez mayor y todos los periodistas afines a Pedro Sánchez son golpeados desde cualquier sector.

Ferreras dejó claro su opinión de Pablo Iglesias en una reciente entrevista. El periodista dejó claro que no comulga en absoluto en la ideología del líder de Unidas Podemos, pero eso la gente no se lo termina de creer. De hecho creen que Ferreras está al servicio de Pablo Iglesias. Algo que el propio periodista se empeña en desmentir.

Bueno, de Iglesias, de Sánchez, de toda el Gobierno de España. Y se empieza a comparar el poder, como se decía antiguamente “la Corte”. Por eso se dice que Al rojo vivo es prensa cortesana, al servicio de los dirigentes. Incluso se ha llegado a decir que el propio Iglesias se escribe sus propias entrevistas cuando acude a La Sexta.

Al rojo vivo

Amistades muy poderosas

Unas acusaciones muy graves que ponen en duda todo el esfuerzo que realiza Ferreras cada día en Al rojo vivo. Porque más allá de la ideología que pueda tener, es muy osado levantar acusaciones tan graves hacia el un comunicador tenaz, responsable y con muy buenas relaciones en la derecha además de La Sexta.

De hecho, en sus amistades en donde Ferreras pone más énfasis para tratar de lavar un poco su imagen. Es más, Eduardo Inda o Florentino Pérez nunca han tenido una palabra mala para Ferreras, sin embargo a Pablo Iglesias y a todo su séquito sí que le dan y bastante.

Rocío Carrasco

Deja un comentario