Cristina Pardo utiliza El Hormiguero de Pablo Motos para lavar su imagen

La presentadora de La Sexta confiesa algunos detalles de su vida privada

El Hormiguero no se podría entender sin sus colaboradores. Una de las más populares es Cristina Pardo, quien acude habitualmente al programa de Pablo Motos para comentar ciertos aspectos políticos de actualidad. Sin embargo, desde hace unas semanas, también detalla algunos de los aspectos ocultos de su vida privada.

Y es que, como ocurrió hace varias semanas, la presentadora de Liarla Pardo es totalmente diferente fuera de La Sexta. Ahora ha comentado algunas anécdotas de su vida que han sorprendido a Pablo Motos y que chocan directamente con la presentadora formal que muestra a las cámaras de La Sexta.

Las confesiones de Cristina Pardo a Pablo Motos

Pablo Motos siempre trata de indagar en algunos detalles controvertidos de la vida de sus invitados o colaboradores. En esta ocasión, le ha tocado a Cristina Pardo contar algunos de sus trucos utilizados en la adolescencia para evitar la resaca. Un truco muy peculiar que ha dejado boquiabierto al presentador de El Hormiguero.

Cristina Pardo

Tal y comentó anteriormente Cristina Pardo, solía salir un día sí y otro no. Para combatir los efectos posteriores del alcohol, la presentadora de La Sexta confesó que, al llegar a casa, se preparaba una sopa de fideos hecha con un cubito de caldo preparado y una cucharada de mayonesa. Sin duda alguna, una receta muy particular.

Tanto, que la propia periodista confesaba que en su casa todos salían espantados cuando la veían comer aquello. Eso sí, también ha confesado que hoy en día sería incapaz de tomarse algo así. Una confesión que no fue la única que ha realizado a Pablo Motos, que cada día se muestra más sorprendido por el pasado de la presentadora.

La indisciplinada y desobediente juventud de la presentadora de La Sexta

Del mismo modo, Cristina Pardo también ha confesado que pasó gran parte de su adolescencia castigada sin salir por desobediente e indisciplinada. Tanto, que era ella misma quien se hacía los pendientes sin ningún tipo de precaución. Tan solo cogía una aguja y se perforaba la oreja. Una actitud que también trasladó al instituto y la universidad.

Pero lo más llamativo de todo es que, cada vez que se aleja de La Sexta, Cristina Pardo parece otra. De sobra es conocido el discurso de la cadena, algo que no concuerda mucho con la presentadora de Liarla Pardo, quien siempre se ha caracterizado por decir lo que piensa. Pero su imagen ha quedado manchada por La Sexta y ahora ha utilizado El Hormiguero para limpiarla.

Rocío Carrasco