Aries horóscopo del amor en 2021

Hace tiempo que todo está cambiando para Aries. Abocado a nuevas experiencias, nuevas sensaciones y percepciones, la influencia planetaria que recibirá el primer signo del Zodíaco este año propone un cambio, una transformación importante en muchos niveles de la vida

Si hacemos una predicción 2021 del Horóscopo del amor para Aries, en un futuro cercano podemos decir que será un momento en el que los nativos de Aries deben confiar en un ideal. Tienen que perseguir sus sueños en este ámbito y deben estar bien preparados para recibir ese amor que andan buscando. Es momento de confiar en el destino y estar bien, librarse de resentimientos pasados, estar en paz y hacer lo que realmente quieren.

Para los que están en pareja es un periodo muy propicio para comenzar proyectos en conjunto tanto tangibles como intangibles. como formalizar el vínculo, comprar una propiedad o tener hijos por ejemplo.

La mujer Aries en el amor

En el Horóscopo del amor para Aires, las mujeres de este signo son independientes, definen sus propias metas y esto pueden hacerlo acompañadas o solas. Son fuertes, siempre van al frente. Son abiertas y dicen lo que sienten y desean.

Cuando alguien les atrae sexualmente, tratarán de seducirlo y utilizarán variedad de estrategias para conquistarlo, una vez que lo logren suavizarán sus artes de seducción, y si se enamoran querrán tener un futuro juntos, pero siempre sin perder su autonomía y un cierto control de la relación.

Están dispuestas a ceder parte de su independencia siempre y cuando estén realmente enamoradas, si no es así no tendrán problemas en terminar una relación para seguir adelante con sus objetivos vitales y su independencia.

El hombre Aries en el amor

A pesar de que el signo Aries se caracteriza por tomar la iniciativa, en los hombres esta característica queda un poco atenuada, pueden ser atentos, preocupados, pero se tomarán un tiempo en dar el primer paso amoroso. Las gusta conquistar, se muestran mucho, pueden creerse el héroe de la película, y estas características pueden ser bien tomadas por algunas personas, pero por otras no. Sin embargo, son perseverantes y no aceptarán un no con facilidad.

Son buenos amantes, románticos, cariñosos, leales, generosos, demuestran su amor y les gusta que les demuestren que son amados. Si están realmente enamorados no tendrán líos en asumir compromisos. Pueden ser un poco dominantes en la relación y les gusta liderar.

Es hora de vivir de manera diferente, de romper etiquetas, de aceptar los nuevos retos, reinventarse y disfrutar de la renovación que la vida propone. Una nueva mirada llegará de la mano de los astros, que, desde su posición, llevarán a cada hijo de Marte a ver todo de un modo diferente.

El desafío estará en adaptarse a lo nuevo y seguir la propia guía interior, que no se equivoca. En el transcurso del 2021, Aries recibirá la visita directa de Urano, Sol, Mercurio y Venus. Los demás planetas influirán en el signo desde diversos sectores del Zodíaco.

Presencia de Urano


La presencia de Urano en Aries durante todo el 2021, genera acontecimientos renovadores que serán los principales aliados a la hora de conseguir las metas anheladas, y además permitirán romper con todo aquello que sea caduco. Urano es el planeta de los cambios, el gran despertador de la conciencia que otorga apertura mental, mayor independencia y un fuerte deseo de libertad. Los más estructurados del signo que se resistan a los cambios que esta influencia propone podrían atravesar diversas crisis y sentirse confundidos o enojados.

Pero, quienes logren dejarse llevar por los aires nuevos que ahora soplan en sus vidas adquirirán una libertad más genuina y lograrán profundos cambios que traerán beneficios extraordinarios.
La búsqueda por diferenciarse será una constante, muchos encontrarán en este tiempo la verdadera vocación y el mejor camino para desarrollar los propios talentos. La influencia de Urano en Aries señala una etapa de descubrimientos y de realización personal, y a la vez, la necesidad de mayor independencia.

Se trata de una energía movilizadora que lleva al despertar de la propia naturaleza, el reconocimiento de los propios valores, recursos y vocaciones. Es un momento revolucionario de la vida que, si se acepta con alegría, puede conducir al mejor de los destinos.


Marte, durante gran parte del año, transitará la casa VII de los carneros, planteando una de las etapas más desafiantes de todo el año. Se extenderá desde enero hasta julio y podrá suscitar algunas molestias, enojos o enfrentamientos; en especial cuando este planeta se encuentre en su movimiento retrógrado: entre el 1 de marzo y el 20 de mayo. Es posible que el ariano sienta por momentos que las cosas no avanzan, o que dependen de terceras personas.

Pero en realidad se trata de una época ideal para cambiar ciertas actitudes personales que puedan dañar o dificultar las relaciones en general. A partir del 26 de julio, cuando el planeta rojo cambie de signo, se sentirá aliviado y podrá ver los resultados de aquello que haya trabajado en el período anterior. La segunda mitad del año se destaca por la liberación de trabas y por las facilidades que la influencia astral conferirá a todos sus asuntos.


El Sol llegará a Aries en marzo, y con él comenzará una nueva etapa de prosperidad y avances. En abril, se unirá al Sol la presencia de Mercurio en el signo, lo cual señala un buen momento para poner en marcha proyectos, gestiones y todo lo referente a la comunicación, viajes y papeleos. Venus hará su tránsito por Aries durante el mes de mayo, lo que augura una etapa de mejoras en cuanto a las relaciones, el arte, la estética y el bienestar general. Este mes será clave en todos los aspectos.


Júpiter, desde el inicio del año y hasta el 15 de julio, emplazado en la casa IV de Aries, fomentará las mudanzas y mejorará los vínculos familiares. A partir del 16 de julio, el gigante y benévolo planeta ingresará en uno de los signos más afines a Aries, Leo, inaugurando una etapa de expansión, mejoras económicas, creatividad, amor y alegría.

Saturno en tu casa VII

Saturno este año transitará la casa VIII de Aries, área de vida asociada a las inversiones. En esos ámbitos, el ariano deberá ser cauteloso porque por momentos las cosas podrán demorarse, pero el resultado final será concreto. El planeta de los anillos ofrece estabilidad y estructura, pero solo a cambio de esfuerzo, sacrificio y del cumplimiento de responsabilidades. Durante los próximos años los nativos de Aries deberán tomar conciencia de los valores de los demás, esto es, aprender a vivir con estos valores y asimilarlos de una forma constructiva, sin destruir la propia individualidad.

Es en la casa VIII donde transcurren los mayores cambios en la vida de una persona, la transformación de antiguos valores e ideas a los que ahora se renunciará. Es un período en el que se terminan viejas pautas de vida y nace el deseo de experimentar un renacimiento. En este período también pueden adquirir protagonismo las dimensiones financieras, sexuales, psicológicas o espirituales, la presión nos obliga a disciplinar los apegos emocionales.

Es necesario afrontar lo fundamental de la vida, las experiencias esenciales. Muchas personas podrán también focalizarse en las realidades esenciales del alma, de la muerte y del más allá. Es esta la etapa ideal para darle importancia a la vida íntima y a la manera en la que se han ido encausando las energías sexuales. En algunos casos este podrá ser un período de frustración sexual que obligue a la persona a ser más disciplinada y dueña de sí misma.

En otros casos, el individuo cortará concientemente ciertas actividades o desbordes sexuales, entendiendo la importancia de mantener la fuerza sexual dentro de sí misma, salvo que se la use con una finalidad curativa y constructiva. Muchas personas se dedican al ocultismo, a las prácticas espirituales o a la investigación.


Neptuno, que en este signo estará presente durante todo el año en la casa XII, señala una etapa importantísima para el ser interior y el desarrollo espiritual de los arianos. Este gran planeta invita a buscar aspectos trascendentales de la existencia, a profundizar en conocimientos simbólicos y poner en tela de juicio mucho de lo que hasta ahora parecía incuestionable. También despertará un lado más compasivo y humanitario. Por eso a los arianos les harán muy bien los retiros, ya que tendrán necesidad de pasar tiempo a solas para meditar y reflexionar. Pero deberán estar alertas, vigilar la salud en forma global y evitar actitudes como la autocompasión.

Para Aries, el año 2021 será muy dinámico en todos los campos de la vida. Es un año lleno de inicios, de transición y de cambios positivos que le permitirán al nativo de este signo enfocarse en la vida desde una nueva perspectiva. Cumplirá muchos objetivos y sabrá evolucionar interiormente.